plantaMucho se habla sobre los beneficios del Yoga: reduce el estrés, elimina tensiones musculares, fortalece el cuerpo, regula la digestión, calma el sistema nervioso, genera energía en el cuerpo, etc…

Yo cuándo escuchaba o leía acerca de esto, lo desacreditaba como una forma genial para “vender” la idea de practicar Yoga. Desde entonces disfrutaba mucho mi clase de Yoga y lo único que podía decir acerca de ella era que me hacía sentir “bien”, punto. Aprovechando que ya contaba con una práctica personal en casa, decidí poner estos supuestos beneficios a prueba. Por ejemplo, si caía con gripa, investigaba en libros cuáles posturas fortalecían el sistema inmunológico y las ejecutaba para ver qué resultados arrojaba en mi cuerpo. Pero las respuestas me tenían insatisfecha: yo esperaba resultados ya.

Aún así, la práctica no cesó. El gozo, simple y llano, era mi principal motivador. Mi mente, naturalmente inquisitiva, siguió su curso, pero entonces decidí dejar a un lado la sed por respuestas inmediatas.

No fue sino después de varios años de práctica consistente, que entendí lo que la misma estaba generando en mi. En una primera instancia, me aterrizó: el simple hecho de trabajar con mi cuerpo de una forma consciente ayudó a que mi mente volátil encontrara contexto, fondo y contención. Me volví más pragmática para resolver mis asuntos cotidianos y ello me otorgó una nueva seguridad.

A partir de una sensación interna de “hogar” en el cuerpo, poco a poco se fue desarrollando la sensibilidad: de mis instintos básicos, de lo que mis emociones me producían, de lo que mi respiración me comunicaba… Me di cuenta de cómo todo esto afectaba las funciones de mi cuerpo: mi digestión, mi sistema inmunológico, las respuestas de mi sistema nervioso, etc. Gradualmente me “cayeron los veintes” acerca de los beneficios famosos.

El Yoga no me ha curado ni nunca lo hará, pero día con día, me sigue mostrando cosas nuevas acerca de mi, y lo único que me queda es tomar acción para corregirme; así es como espontáneamente se producen los cambios de hábito que han de acercarme hacia la salud física, mental y espiritual.

Mi consejo, querido lector, es este: Si te has iniciado en Yoga y te está gustando, quédate ahí. Deja que el gozo mismo te lleve de la mano. No necesitas pensarle mucho; no necesitas provocar nada. Sólo disfruta y después de varios años, mira hacia atrás y delibera cuál ha sido tu historia personal y cuáles son los nuevos retos que la práctica te pone de frente.

Miriam Hamui

Autor: Miriam Hamui

Miriam practica yoga desde el 2001 y enseña desde el 2008. También es educadora somática certificada por la escuela de Body Mind Movement. Ella combina sensibilidad y experiencia para guiar a sus alumnos hacia la práctica introspectiva y el movimiento consiente. De su cuerpo nace su escritura, que a su vez, inspira de regreso a su enseñanza. Conoce sus clases, eventos y libros publicados en www.miriamyoga.com

CompárteloShare on FacebookTweet about this on TwitterPin on Pinterest
Tagged on:         

7 thoughts on “El Yoga que acompaña la vida

  • 26 26America/Mexico_City enero 26America/Mexico_City 2015 at 09:27 09Mon, 26 Jan 2015 09:27:34 -060034.
    Permalink

    Como siempre, un post hermoso escrito por ti. Y tienes razón, debemos de aligerarnos un poco las cargas y dejar de hacer cosas con el puro fin de obtener algo a cambio. Tu nos demuestras aquí que hay que hacerlo por el puro placer de hacerlo, y que al no buscar un “premio” o beneficio, llegan a nosotros respuestas mucho mas enriquecedoras…

    Reply
    • Miriam
      26 26America/Mexico_City enero 26America/Mexico_City 2015 at 11:28 11Mon, 26 Jan 2015 11:28:45 -060045.
      Permalink

      Totalmente de acuerdo contigo, Dalia. Creo que es todo un arte el sólo hacer, sin esperar resultados. Es como una forma de encomendar a D’s, (o algo más grande) la enseñanza que tus acciones tienen para darte! Es así como refinamos nuestra escucha interna y se nos facilitamos la armonización con la vida. Un abrazo.

      Reply
  • 26 26America/Mexico_City enero 26America/Mexico_City 2015 at 17:58 05Mon, 26 Jan 2015 17:58:42 -060042.
    Permalink

    Un Hogar interior… Eso es perfecto!

    Reply
    • Miriam
      26 26America/Mexico_City enero 26America/Mexico_City 2015 at 18:11 06Mon, 26 Jan 2015 18:11:25 -060025.
      Permalink

      Efectivamente, Ginde. El hogar interior es el único indestructible!
      Gracias por tu valiosa aportación… Un abrazo.

      Reply
  • 03 03America/Mexico_City febrero 03America/Mexico_City 2015 at 19:37 07Tue, 03 Feb 2015 19:37:01 -060001.
    Permalink

    Excelente post como siempre

    Reply
    • Miriam
      03 03America/Mexico_City febrero 03America/Mexico_City 2015 at 19:44 07Tue, 03 Feb 2015 19:44:10 -060010.
      Permalink

      Muchas gracias León

      Reply
    • Miriam
      03 03America/Mexico_City febrero 03America/Mexico_City 2015 at 19:44 07Tue, 03 Feb 2015 19:44:46 -060046.
      Permalink

      Gracias por leerme

      Reply

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *